Científicos nazis – Cazadores de nazis.

Un grupo de brillantes científicos alemanes colaboró para el régimen nazi durante los años treinta y cuarenta, creando el temible misil balístico V-2. Al terminar el conflicto bélico, los Estados Unidos intentaron desesperadamente atrapar a estos genios antes de que los rusos lo hicieran, por lo que se desató una verdadera cacería por toda Alemania en 1945.

Era indispensable aprovechar su sapiencia, ya que la carrera por la superioridad militar de la posguerra acalló cualquier exigencia por llevar a estos criminales ante un tribunal. Sin embargo, y para mayor desgracia, su trabajo durante la guerra escondía un oscuro secreto: cientos de trabajadores esclavizados murieron durante la construcción de las bombas V-2.

Los rastreadores de los servicios de inteligencia militar de los Estados Unidos estaban encabezados por el mayor Robert B. Staver. Su misión era identificar, capturar y evacuar a todo científico nazi de alto nivel que pudiese brindar una aportación a la maquinaria militar de los EE.UU. El principal nombre en la “lista negra” de Staver era Wernher Von Braun, el cerebro detrás de la creación del misil V-2. En junio de 1945, el mayor atrapó a su presa más codiciada.

Von Braun y su equipo fueron rápidamente sacados de Alemania y reubicados en los Estados Unidos, donde contribuyeron de manera significativa al avance de los programas espaciales y balísticos estadounidenses. Entre los que llegaron a Norteamérica se encontraba Arthur Rudolph, quien, junto con el mismo Von Braun, fue pieza crucial en el desarrollo del cohete Saturno V y el misil Pershing.

En 1975, el gobierno de los EE.UU. otorgó a Von Braun la Medalla Nacional de la Ciencia, pero, poco a poco, la verdadera historia de lo que estas personas habían perpetrado en Alemania empezó a ser conocida. Se reveló que Von Braun trabajó muy de cerca con el general de las SS Hans Kammler, ingeniero responsable de la edificación de los campos de exterminio nazis, incluyendo Auschwitz. Ambos estuvieron de acuerdo en el uso de prisioneros como trabajadores-esclavos dedicados al ensamblaje de los cohetes V-2.

Por su parte, Arthur Rudolph, en ese entonces ingeniero en jefe de la fábrica que producía dichas armas, localizada en Peenemünde, apoyó con entusiasmo tal medida cuando una escasez de mano de obra amenazó con retrasar su programa. Las condiciones a las que los presos trabajadores fueron sometidos eran inhumanas, al grado que se estima que murieron más personas construyendo los misiles V-2 que los fallecidos como consecuencia de su ataque directo. Las autoridades estadounidenses conocían perfectamente el involucramiento de Von Braun en estos crímenes, pero prefirieron pasarlo por alto. Von Braun murió en 1977, pero la indignación del público ante sus acciones fue creciendo cada vez más, hasta que fue imposible de ignorar.

Arthur Rudolph se retiró en 1969, después de serle concedidas las medallas al servicio excepcional y al servicio distinguido por parte de la NASA. Sin embargo, en septiembre de 1982, Rudolph recibió una carta de la recientemente establecida Oficina de Investigaciones Especiales (OSI), solicitándole una entrevista. Se le preguntó cuál era su opinión sobre el nazismo y sobre la utilización de prisioneros como trabajadores forzados. Como resultado de dicha investigación, Rudolph renunció voluntariamente a la ciudadanía de los Estados Unidos y volvió a Alemania.

Allí, el gobierno germano realizó su propia pesquisa y lo exoneró, pero otras instituciones, entre ellas la World Jewish Organization, encontraron a varios testigos de las atrocidades cometidas en la fábrica de las bombas V-2. En 1989, Rudolph solicitó una visa estadounidense con el fin de asistir a la celebración del vigésimo aniversario de la llegada del hombre a la Luna, pero el Departamento de Estado se la negó. Ante esto, varias agrupaciones neonazis organizaron manifestaciones en su apoyo. Rudolph falleció en Hamburgo en 1996.

 

Los ‘Científicos de Nazis’ de Discovery Channel

 

Anuncios

Acerca de tihuilo

Estudiante de Ing. en Sistemas y Computación
Esta entrada fue publicada en Documentales, Historia. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s